Archivo de etiquetas| aceite de oliva

Cera Cosmética Multiuso

Soy una persona a la que le encanta probar cosas nuevas, y es por eso que me encanta mezclar productos y ver qué usos les puedo dar… pues bien, últimamente he hecho un descubrimiento estupendo… con cuatro sencillos ingredientes cera pura de abeja, aceite de oliva, aceite de monoi y unas gotas de vitamina E (éste último no es necesario, pero es un conservante natural y un potente antioxidante)

Las proporciones… pues bastante a ojímetro… derritiendo la cera y añadiendo los aceites hasta que al solidificar quede una textura como de vaselina…

Y para qué lo uso?? para casi todo!!

.- Para suavizar manos y cutículas

.- Añadiendo un poco de azúcar se convierte en un exfoliante excelente

.- Para moldear e hidratar el pelo rizado, y protegerlo del sol y el agua en verano

.- Como potente antiarrugas facial (esto siempre de noche, que no lleva protección solar!)

.- Y por supuesto como bálsamo labial…

Como veréis es una de esas cosas que cuando descubres se convierte en imprescindible!!11183433_1636170576597141_6046853330799161016_n

Jabón de Castilla – Vamos a empezar por lo básico

Es la base de todos mis jabones. Elaborado con aceite de oliva virgen extra de primerísima calidad, no contiene colorantes, conservantes, aromas, o cualquier tipo de tensioactivo.
La leyenda cuenta que el jabón fue descubierto accidentalmente en Roma, por un grupo de mujeres que lavaba la ropa a orillas del río Tíber a los pies de la colina del Monte Sapo, en dicho monte se efectuaban sacrificios de animales y los restos de la grasa animal mezclados con la ceniza y otros restos vegetales que, al llover eran arrastrados monte abajo, acababan en el río, donde las lavanderas observaron que la ropa quedaba más limpia al frotarla con la mezcla. Los egipcios utilizaban un producto jabonoso que consistía en una mezcla de agua, aceite y ceras vegetales o animales, fórmula que fue utilizada también por griegos y romanos. Los romanos usaban un jabón que obtenían combinando sebo de cabra, buey o carnero con una mezcla de cenizas y agua (potasa). El resultado era una pasta que, además de para la higiene, se aplicaba como ungüento para fines terapéuticos. Los musulmanes ya preparaban jabones duros utilizando aceite de oliva. En el siglo VII , gracias a la abundancia de aceite de oliva y la sosa natural y al comercio marítimo, la industria jabonera tuvo un gran desarrollo en la costa mediterránea, especialmente en Alicante , Cartagena , Savona (de ahí el nombre de “jabón”), Venecia, Génova y Trípoli. Es aquí cuando nace el JABÓN DE CASTILLA.
Contrariamente a los métodos de producción de jabón de los países nórdicos, en los que se usaba grasa o sebo animal como principal ingrediente, en la zona de Castilla existía abundancia de cultivos y prensado de aceite de Oliva y muy pronto se descubrió que este importante ingrediente producía un jabón de una calidad muy superior. Posee propiedades hipoalergénicas, antisépticas, antibacterianas, regeneradoras. Deja la piel suave e hidratada ayudando a retener la humedad al mismo tiempo que la nutre y protege. Suministra protección para todo tipo de pieles, especialmente las secas y sensibles.