Archivo de etiquetas| natural

Cera Cosmética Multiuso

Soy una persona a la que le encanta probar cosas nuevas, y es por eso que me encanta mezclar productos y ver qué usos les puedo dar… pues bien, últimamente he hecho un descubrimiento estupendo… con cuatro sencillos ingredientes cera pura de abeja, aceite de oliva, aceite de monoi y unas gotas de vitamina E (éste último no es necesario, pero es un conservante natural y un potente antioxidante)

Las proporciones… pues bastante a ojímetro… derritiendo la cera y añadiendo los aceites hasta que al solidificar quede una textura como de vaselina…

Y para qué lo uso?? para casi todo!!

.- Para suavizar manos y cutículas

.- Añadiendo un poco de azúcar se convierte en un exfoliante excelente

.- Para moldear e hidratar el pelo rizado, y protegerlo del sol y el agua en verano

.- Como potente antiarrugas facial (esto siempre de noche, que no lleva protección solar!)

.- Y por supuesto como bálsamo labial…

Como veréis es una de esas cosas que cuando descubres se convierte en imprescindible!!11183433_1636170576597141_6046853330799161016_n

¿Cómo se hace el jabón?

Los jabones se preparan por medio de una de las reacciones químicas más conocidas: la llamada saponificación de aceites y grasas. Los aceites vegetales, como el aceite de coco o de olivo, y las grasas animales, como el sebo, son ésteres de glicerina con ácidos grasos. Por eso cuando son tratados con una base fuerte como sosa o potasa se saponifican, es decir producen la sal del ácido graso conocida como jabón y liberan glicerina. En el caso de que la saponificación se efectúe con sosa, se obtendrán los jabones de sodio, que son sólidos y ampliamente usados en el hogar. En caso de hacerlo con potasa, se obtendrán jabones de potasio, que tienen consistencia líquida.
Se entiende por saponificación la reacción que produce la formación de jabones.
La reacción típica es:
ÁCIDOS GRASOS + SOLUCIÓN ALCALINA = JABÓN + GLICERINA

 

Así es como al mezclar los ácidos grasos (principales componentes de las grasas animales y de los aceites vegetales) con una solución alcalina (hecha a partir de una mezcla de agua y un álcali, como por ejemplo la sosa),se obtiene el jabón (que será realmente suave, porque además el otro subproducto que se obtiene de esta reacción es la glicerina).
El álcali es imprescindible para que se produzca esa reacción, pero hay que tener en cuenta que por sí solo es un elemento cáustico muy peligroso, cuyo manejo implica tomar una serie de precauciones muy importantes para manipularlo con seguridad. La sosa es corrosiva, lo que implica la utilización de unas medidas de seguridad adecuadas, bata, gafas protectoras y guantes… y por supuesto un ambiente ventilado para no terminar intoxicados por los gases que se generan en la disolución de la sosa en agua, que por cierto… al disolverse el álcali en agua, ésta se caliente, llegando a ebullir según la concentración. Los álcalis más utilizados en la fabricación del jabón son la sosa (hidróxido sódico, NaOH) y la potasa (hidróxido potásico, KOH).

Por eso, es necesario tener mucha experiencia y unos conocimientos muy amplios sobre los álcalis y sus reacciones químicas, para proceder a realizar una saponificación que ofrezca totales garantías de que el producto final obtenido no entrañe riesgo alguno para la piel.

 

Esto no significa que la saponificación sea un proceso terriblemente peligroso, sino más bien muy delicado de realizar: Así, por ejemplo, si en la reacción anterior hay un exceso de sosa, el producto resultante será una masa cáustica inservible; mientras que si por el contrario, la cantidad de sosa es insuficiente, el producto resultante será una mezcla grumosa de aceites, que en nada se parecerá tampoco al jabón.

Es por eso que para realizar un buen jabón, perfectamente saponificado, y con unas excelentes cualidades limpiadoras y emolientes, aparte de una gran experiencia y conocimientos de la saponificación, se necesita conocer también una serie de tablas con parámetros y proporciones muy concretas de cada uno de los elementos que constituyen la reacción, así como su correcta formulación.

Por último es necesario añadir que la reacción de saponificación no termina cuando se pone en los moldes, los jabones deben madurar en un sitio fresco y seco durante al menos 6 semanas, para asegurar que la reacción ha finalizado en su totalidad, y el producto es apto para el consumo.